Electroestimulación: ¡que no te engañen!

electroestimulación

Electroestimulación: ¡que no te engañen!

Autor: Alberto Bello (redactor BCP Academy)

 

Introducción

En los últimos años ha nacido una nueva moda dentro de los gimnasios y centros de bienestar: el entrenamiento con trajes de electroestimulación. A priori estos trajes son lo último en tecnología y prometen grandes ventajas con respecto al entrenamiento de fuerza convencional.

¿Quién no ha oído alguna vez que este método de entrenamiento de 20 minutos equivale a una hora de entrenamiento de fuerza convencional? ¿O que gracias a él puedes disminuir tu porcentaje de grasa corporal al mismo tiempo que mejoras tu salto vertical?. Cualquier persona que lo vea no dudaría a simple vista de sus ventajas y, a pesar de su precio, creería que es adecuado y acudiría para realizar unas sesiones. A pesar de ello, ¿qué hay de cierto y qué hay de mentira en estas promesas que nos hacen las empresas?

A continuación os explicaremos más en profundidad qué es la electroestimulación y si realmente funciona.

¿Qué es la electroestimulación?

La electroestimulación es una técnica que lleva siendo utilizada mucho tiempo, no es nada nuevo y, principalmente, ha tenido objetivos diferentes a los de la actualidad: la recuperación post-lesión.

En primer lugar debemos diferenciar dos tipos de electroestimulación: por una parte conocemos la electroestimulación local, aquella que se aplica mediante electrodos a un músculo de nuestro cuerpo de forma específica y que seguramente lo hayamos utilizado en algún momento de nuestra vida, en un fisio o simplemente para recuperar nuestra musculatura tras una sesión de entrenamiento exigente (no existe evidencia científica de su eficacia) y, por otra parte, la electroestimulación de cuerpo completo, de la que hablaremos más profundamente. Este método consiste en la utilización de un chaleco o biotraje (Imagen 1) con el que podremos estimular de forma simultanea hasta 14-18 regiones corporales (1) y, por tanto, a priori, tiene que ser una maravilla.

Imagen 1. Biotraje de electroestimulación

Pero, ¿cómo logra este chaleco o biotraje estimular tantos músculos? Muy simple, mientras que en la electroestimulación local el polo positivo y el polo negativo están en un mismo músculo (la corriente viaja de un polo al otro a través del músculo) la utilización de chalecos implica que cada polo se encuentra en un lado opuesto del cuerpo, es decir, si el polo positivo está en el brazo derecho, su correspondiente polo negativo estará en el brazo izquierdo, por lo que la corriente pasará de uno a otro a través de nuestro tórax y esto mismo ocurrirá con el resto de electrodos. El problema en este caso es que la corriente viajará por aquellos tejidos que ofrezcan menos resistencia y, por tanto, permitan una mejor conducción y que llevará consigo la creación de un campo eléctrico alrededor de la caja torácica que podría tener consecuencias importantes en la actividad de los órganos vitales que allí se alojan, como es el corazón, derivando entre otras patologías en arritmias cardíacas.

Además de desencadenar problemas relacionados con el corazón, puede afectar también a nuestro sistema musculoesquelético y una de las patologías más importantes relacionadas con el mismo es la rabdomiolisis (2,3). Esta enfermedad consiste en la descomposición de fibras musculares y la liberación del contenido de las mismas al torrente sanguíneo. Algunos de estos compuestos son tóxicos para el riñón y con frecuencia causa daño renal, siendo necesaria una hospitalización inmediata. Este problema esta relacionado con varios factores que se dan en este método de entrenamiento como son la aplicación de intensidades de corriente elevadas a músculos que se están elongando, la elevada superficie que cubren los electrodos (1) y, por último, la aplicación de la corriente al cuerpo sin un tiempo de reposo adecuado.

¿Existen mejoras físicas con su aplicación?

Una vez hablado de ciertos inconvenientes relacionados con la salud debemos ver si este instrumento al menos nos aporta las mejoras que nos promete a nivel de estética y rendimiento.

Para ello, en primer lugar nos centraremos en la promesa que nos hacen acerca del aumento del gasto calórico. Pues bien, a pesar de que en una sesión de entrenamiento con varones jóvenes se pudo apreciar un aumento de un 17% en el gasto calórico (4) y dado que una sesión de electroestimulación dura 16 minutos, esta diferencia se traduce en tan solo 16 Kcal con respecto al mismo entrenamiento sin electroestimulación, lo cual es una diferencia mínima. Si estos entrenamientos con biotraje se prolongan en el tiempo, el gasto calórico en reposo no se modifica con respecto a aquellos que realizan el entrenamiento sin chaleco (5).

La segunda promesa que nos ofrecen los centros deportivos es la mejora de nuestra fuerza máxima y por tanto de acciones como es el salto. En este caso existe un problema importante y es la capacidad que tenga el sujeto para tolerar la corriente eléctrica (6) y, dado que durante movimientos dinámicos una persona tolera muy poca intensidad, esta no generará apenas beneficio al usuario, de forma que la aplicación de un entrenamiento de fuerza tradicional supondrá mayores mejoras para la persona que lo lleva a cabo (7,8).

Conclusiones

Tras haber analizado de forma rigurosa la evidencia científica, podemos aportar una serie de conclusiones acerca de su utilización:

  • En primer lugar es un método de entrenamiento que utiliza corriente eléctrica, por lo que resulta doloroso para el paciente.
  • En segundo lugar, y relacionado con el primero, no se puede controlar la intensidad en acciones dinámicas (únicamente en isométricas) por lo que continuamente estaríamos cercanos al umbral del dolor para ajustar la intensidad.
  • No produce mejoras en la fuerza máxima y, por lo tanto, es mucho más recomendable un entrenamiento de fuerza tradicional.
  • No existe evidencia que nos indique una disminución de la grasa corporal en pacientes sanos.
  • Al realizar este entrenamiento estamos expuestos a un gran número de riesgos que ya han sido detectados en algunos experimentos como es el caso de la rabdomiolisis.

Con todas estas desventajas y, sobre todo, riesgos para la salud, podemos concluir que el supuesto beneficio que vamos a obtener a través de este método de entrenamiento va a ser, en el mejor de los casos, mínimo para aquellos pacientes sanos que desean probarlo, al mismo tiempo que estarán pagándolo a precio de oro y poniendo en riesgo su salud.

Fuentes

1. Stengel S, Bebenek M, Engelke K, Kemmler W. Whole-body electromyostimulation to fight osteopenia in elderly females: The randomized controlled Training and Electrostimulation Trial (TEST-III). J Osteoporos. 2015;2015:643520.

2. Finsterer J, Stollberger C. Severe rhabdomyolysis after MIHA-bodytec® electrostimulation with previous mild hyper-CK-emia and noncompaction. Int J Cardiol. 2015;180:100–2

3. Kastner A, Braun M, Meyer T. Two cases of rhabdomyolysis after training with electromyostimulation by 2 young male professional soccer players. Clin J Sport Med. 2014.

4. Schenk S, Fritzsche D, Buuren F. Electro-myostimulation of skeletal muscles improves physical capacity of patients with chronic congestive heart failure. Thorac Cardiovasc Surg. 2011;59 Suppl 01:V218.

5. Kemmler W, Schliffka R, Mayhew JL, von Stengel S. Effects of whole-body electromyostimulation on resting metabolic rate, body composition, and maximum strength in postmenopausal women: The Training and ElectroStimulation Trial. J Strength Cond Res. 2010;24:1880–7.

6. Basas A. Técnicas fisioterápicas aplicadas en el tratamiento de la patología de la rodilla: Electroestimulación neuromuscular. En: Basas A, Fernández-Peñas C, Martín-Urrialde JA, editores. Tratamiento fisioterápico de la rodilla. Madrid: McGraw-Hill/Interamericana; 2003. p. 64–5.

7. Bax L, Staes F, Verhagen A. Does neuromuscular electrical stimulation strengthen the quadriceps femoris? A systematic review of randomised controlled trials. Sports Med. 2005;35:191–212.

8. Dehail P, Duclos C, Barat M. Electrical stimulation and muscle strengthening. Ann Readapt Med Phys. 2008;51:441–51.

The following two tabs change content below.

bcpentrenamiento

Últimas entradas debcpentrenamiento (ver todo)

Sin comentarios

Deja tu comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar